Sobre mi…

Publicado por Alicia Orfila en

Comencé a trabajar con mi mentalidad cuando entendí que mis pensamientos me dominaban produciéndome una depresión que duró muchos años. Un día dejé de ir al psicólogo (no estoy diciendo que no es bueno ir a un psicólogo, no…yo lo hice por 20 años) y dije “debe haber otra manera”.

Y así fue. Esa actitud decisiva hizo que al poco tiempo me inscriba en el primer curso para transformar mi mentalidad. Mi deseo de vivir feliz y de disfrutar de la vida se apoyaban en que no quería sentir más el dolor de la tristeza. EL DOLOR ME SIRVIÓ para saber que no quería estar más ahí.

La tristeza me hacía sentir desvalorizada y víctima de todo. No obstante ello mientras, estaba formando una familia con mi compañero y criando a nuestras 3 hijas, atendiendo pacientes como fonoaudióloga y organizando mi casa. Todo lo hacía como en piloto automático, sintiéndome insegura, pesimista y con poca claridad.

Como una de las áreas de trabajo que ejercía como fonoaudióloga era la rehabilitación de personas con accidente cerebro vascular (ACV) tenía mucho conocimiento del funcionamiento del sistema nervioso y me encantaba. Eso me condujo a tomar cursos y formaciones donde aprendí el poder de sanación que tienen los pensamientos y así me curé definitivamente de la depresión. Mi cerebro se reconfiguró literalmente, mediante prácticas que hice durante mucho tiempo. Por si te estás preguntando con quiénes me formé hasta aquí: Sistema Isha (Uruguay), Dr Joe Dispenza (USA) y José Luis Parise (Argentina). APRENDER CON LOS QUE YA PUSIERON EN PRÁCTICA LO QUE ENSEÑAN ES FUNDAMENTAL. 

Fue entonces que decidí dar mi primer taller (de esto hacen ya 17 años) para diluir el estrés. Era presencial y muchas personas lo hicieron con excelentes resultados ya que era un entrenamiento mental semanal: profundo y a mediano plazo.

Luego comencé a ver que había muchas quejas de mujeres respecto a su autoestima y casi en ese mismo momento yo sufrí un revés en la relación con mi compañero (estuvimos separados durante 6 meses) lo que me mostró que a mi también faltaba valorarme. Entonces me puse a ello y como cuando estás preparado el maestro aparece surgió Un curso de Milagros de la mano de Jorge Lomar (España) y me formé con él durante 2 años como facilitadora del perdón (así se denomina lo que él enseña). El resultado de esta transformación fue enorme: mis relaciones fueron sanando y se volvieron hermosas, tanto con mis hijas, mi compañero y en general. CUANDO RESOLVEMOS NUESTROS PROBLEMAS INTERNOS NUESTRAS RELACIONES SANAN. 

Fue entonces que escuché el llamado de tantas mujeres que tenían problemas en sus relaciones y comencé entonces a hacer reuniones presenciales a las que llamé Ronda de Mujeres. Así comencé a enseñar el amor propio basado en lo que había aprendido y trabajado en mí.

Como siempre me gustó escribir me pasó que comencé a redactar textos que “me venían” espontáneamente y no entendía muy bien de qué se trababa….lo investigué y supe que eso se llama canalizar razón por la cual me formé como lectora de registros akáshicos con Amada Selina (España)…una cosa trajo la otra y también tomé dos cursos de mediumnidad. LA VIDA NOS LLEVA POR EL MEJOR CAMINO SI SE LO PERMITIMOS. 

Ya desde adolescente leía libros “raros” y  muchos años después miraba un canal de TV llamado Infinito sobre temas esotéricos. A los 17 años tuve un problema relacionado con el sistema digestivo y como no encontraban la forma de curarme yo misma comencé por mi cuenta un camino de cambio de hábitos alimenticios que me sanó hasta que hace dos años atrás me formé con Néstor Palmetti (Argentina) como terapeuta depurativa, actividad que confirmó todo lo que había aprendido de manera autodidacta e intuitiva. EL CUERPO ES EL EFECTO DE LA MENTE Y LA MENTE TAMBIÉN ES EL EFECTO DE CÓMO SE SIENTE EL CUERPO, SE RETROALIMENTAN. 

Hoy sigo formándome. Actualmente estoy tomando una mentoría online con Laín García Calvo sobre la mentalidad más allá del “yo” y en mayo de 2024 viajo a Barcelona a participar de su evento presencial, junto a mi compañero quien no solo me apoya para que siga aprendiendo sinó que también se suma y aprendemos juntos. SEGÚN LO QUE PONGAMOS EN NUESTRA MENTE SERÁN NUESTRAS RELACIONES, NUESTRAS FINANZAS Y NUESTRA SALUD. LA MENTE ES TODO.

Y así llegué hasta hoy dando durante todos estos años innumerable cantidad de talleres presenciales y desde 2018 sumé los online haciendo alumnos-amigos en todos lados, más allá de la ciudad de Posadas, Misiones (Argentina) donde resido.

Me apasiona conocer, estudiar y tomar cursos que me transformen. No soy una intelectual, soy alguien que lleva todo a la práctica. Y eso es lo que comparto cuando yo doy entrenamientos y formaciones.

Te agradezco que me hayas leído, mi intención al contarte parte de mi historia es que veas que soy alguien como vos. Nada especial.

Y por último quiero decirte que lo que aprendí hasta hoy es a ser perseverante, disciplinada, paciente y amable conmigo. TODA TRANSFORMACIÓN REQUIERE QUE INVIRTAMOS ENERGÍA (acción), TIEMPO (necesitamos madurar para cosechar) Y DINERO para aprender directamente con aquellos que ya lo hicieron en su vida.

Invertí mucho en mi y lo seguiré haciendo porque el conocimiento aplicado es el mayor valor agregado para los humanos que queremos dejar de sufrir, sanarnos, ser felices, valorarnos, acceder a un mejor estilo de vida y estar en paz pase lo que pase…

Gracias nuevamente por llegar hasta el final de mi historia. Te abrazo.

Alicia Orfila

www.aliciaorfila.com

Categorías: Notas