-Nota: El trato que nos damos

Publicado por Alicia Orfila en

A menudo consideramos que si una persona nos trata de mala manera, no se siente bien en su interior…y eso es verdad lo cual no justifica que lo haga.

Si alguien se siente mal con su vida y anda repartiendo maltrato en diferentes formas: palabras, miradas que hieren, gestos que punzan o incluso golpes, etc…tiene permiso para continuar como quiera vivir pero no con nuestra compañía.

–¿Qué hacés cuando te tratan mal?

**Me trato bien, miro dentro mío y me sano.

–¿Y si hay violencia física?

**Me voy, me trato bien, miro dentro mío y me sano.

Cuando se trata de una relación amorosa nunca es fácil decir basta. Pero la buena noticia es que podemos encontrar la semilla del maltrato dentro nuestro y quitarla. Es un aprendizaje optativo. Nadie nos exige que lo hagamos. Lo decidimos.

Todo aprendizaje de vida tiene implícito una cuota de dolor… sin embargo el resultado final es la liberación del conflicto de destrato en el que estábamos atrapados/as.

Cuando recibimos maltrato…eso no le está ocurriendo a otra persona sino a nosotras…entonces si verdaderamente queremos sanar toca aprender algo y para ello es preciso que nos dispongamos a mirar dónde está esa semilla.

No somos culpables por lo que nos ocurre pero cada evento nos muestra las semillas de buen o maltrato que habíamos plantado en nuestro interior. Reconocerlas y quitarlas para vivir desde otro lugar nuestras relaciones.

Cuando nos encontramos con una situación dolorosa lo más rápido y obvio es culpar al otro, sin embargo ese es el camino más seguro de que se vuelva a repetir una y otra vez. La vida nos lo pondrá adelante hasta que decidamos hacernos conscientes. Las relaciones cumplen esa función: impulsarnos a hacer una mudanza mental del ego a la consciencia.

Tratarnos bien implica poner límites a nuestro propio maltrato, por eso hoy te invito a dar tu propia respuesta:

¿CUÁL ACTITUD DE MALTRATO HACIA VOS MISMA?

¿Sos dura?

¿Te autoexigís?

¿Te producís algún dolor a través de pensamientos…?

¿Sos infiel al deseo de tu corazón?

¿Decís SI cuando tu interior está diciendo claramente NO?

Estas son solo algunas preguntas que pueden despertarte otras.

Cerrá tus ojos un instante y conéctate con la semilla que deseás quitar…El inicio es la mitad del todo.

Alicia Orfila – www.aliciaorfila.com.ar

INFO: aliciaorfila@gmail.com

Categorías: Notas