SUSCEPTIBILIDAD

Publicado por Alicia Orfila en

Cada ser humano percibe la vida de un modo diferente y en base a ello genera sus opiniones que obviamente están ligadas a su experiencia personal. Eso significa que todos tenemos razón desde la perspectiva individual. Por ello NUESTRA opinión siempre e ineludiblemente tiene que ver con nosotros. Solo con nosotros, no con aquello de lo QUE estamos hablando.

Cuando una persona se siente afectada por la opinión ajena se dice que es susceptible, una cualidad humana que proviene de la raíz del victimismo, postura exclusiva del “programa mental ego” donde todo se percibe como un ataque, como algo “en contra”. Esta modalidad mental no acepta lo diferente pues le teme, lo considera en guerra y por tanto actúa para que no haya nada distinto de si mismo. Y “pide” que toda opinión sea igual a las “suya”.

El victimismo susceptible es una capacidad altamente entrenada en sentirse mal por lo que otros dicen, hacen o dejan de hacer: la persona se siente dolida y afectada pase lo que pase exponiendo inmediatamente sus argumentos totalmente válidos desde su punto de vista. Y tiene razón…Siempre la tiene.

La susceptibilidad humana origina y mantiene relaciones dolorosas donde la culpa es moneda constante debido a que no existe capacidad alguna para comprender más allá de su propio punto de vista. Por eso quien vive desde esa modalidad mental creará y encontrará una situación tras otra donde sentirse afectado y dolido.

Cada persona que da su opinión lo hace desde su experiencia vivida, por lo tanto todos tenemos razón desde esa perspectiva. SI, todos tenemos razón. Si pudiéramos comprenderlo la susceptibilidad no existiría… estaríamos abiertos y dispuestos a escuchar opiniones distintas sin problemas. Estar pendientes de lo que los demás dicen -como una expresión de amor o de desamor hacia nosotros- en verdad devela nuestra propia falta de aprecio y valor hacia lo que somos. No obstante ello tenemos la posibilidad de desactivar la importancia que le damos a las “las ideas” de los demás.

Necesitamos salir rotundamente de esa postura de “afectabilidad” si queremos vivir en paz. Ampliar nuestra comprensión nos hace libres y felices al instante. Abandonar la postura victimista de la susceptibilidad es una decisión donde no precisamos que nada ni nadie cambie de opinión.

Alicia Orfila – aliciaorfila@gmail.com  – www.aliciaorfila.com.ar

 

Categorías: Notas